Historia del SNR

El Servicio Nacional de Rehabilitación fue creado en 1956 en medio de la epidemia de Poliomielitis que afectó al país durante esa década. Dependía del Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública y tenía la denominación de “Comisión Nacional Permanente para la Rehabilitación de los Lisiados”.

En 1969 bajo Decreto Ley N° 18384 se denomina “Servicio Nacional de Rehabilitación y Promoción de la Persona con Discapacidad” y se constituye como organismo autárquico. Finalmente por Decreto N° 1460/96 el Servicio se transformó en descentralizado.

Su actual denominación como “Servicio Nacional de Rehabilitación”, se aprobó por medio del Decreto N° 106/2005.

La actual estructura organizativa de primer nivel operativo y sus aperturas inferiores se aprobaron mediante Decreto N° 627/2010 y Disposición SNR N° 1176/2011 respectivamente.

CIUDAD ESTUDIANTIL

La Ciudad Estudiantil ocupaba cuatro hectáreas y estaba rodeada por las actuales calles Ramsay, Dragones, Echeverría y Blanco Encalada. Todavía hoy se conservan intactas las réplicas a escala del Salón Blanco y del que fuera el despacho presidencial de la Casa Rosada.

Era una institución modelo dentro de lo que eran los hogares escuela promovidos y construidos por la Fundación Eva Perón. Aquí vivían y estudiaban jóvenes provenientes de familias de bajos recursos y estudiantes becados que llegaban desde distintos puntos del país.

Lo interesante del proyecto es que los alumnos eran trasladados a diferentes escuelas a la mañana y por la tarde recibían formación humanística en el predio. Uno de los principales objetivos era preparar a los jóvenes como futuros líderes políticos realizando una formación teórico-práctica, poniendo énfasis en temáticas relacionadas a las ciencias sociales y la tecnología.

Como parte de la formación cívica que recibían, los residentes gobernaban la Ciudad a través de diversos cargos en conjunto con sus profesores. El Salón Blanco, el Salón de Acuerdos y el despacho presidencial que usaba Perón fueron construidos por pedido de Evita para que aquellos que se destacaran en los estudios asumieran diversas funciones de acuerdo a la jerarquía de sus notas.

Los jóvenes realizaban además diversas actividades educativas, recreativas y sanitarias como teatro, grupos de biblioteca, juegos de salón, cine, boxeo, esgrima y natación, entre otros.

A diferencia de gran parte de la obra peronista que fuera demolida por la dictadura de Aramburu, el predio de la Ciudad Estudiantil tuvo mejor suerte y hoy se conserva prácticamente intacto.

En el pabellón principal todavía se puede admirar la calidad de las construcciones con sus escaleras de mármol, pisos de parquet y puertas y ventanas en madera de gran calidad. El resto de los edificios mantienen intactas sus fachadas y algunos de los interiores al igual que las instalaciones deportivas, como la pileta, el gimnasio y la cancha de fútbol.

La misma fue inaugurada en octubre de 1951 y funcionó hasta 1955 cuando fue desalojada por la autoproclamada “revolución libertadora”. Los militares echaron a los estudiantes y los hacinaron en la Ciudad Infantil hasta la finalización del ciclo lectivo para luego enviarlos a sus lugares de origen.